how to write an essay about yourself article rewriting service�essay scholarship essay writing�Essay writing samples of term paper�

De toros y carreteras

El motivo de esta entrada es múltiple. Son muchas las presiones que llevo soportando desde hace tiempo para que me incorpore a este mundo de los blogueros.

Por otro lado, hace unos días, Sergio Rayego me enviaba un artículo sobre “Toros y trenes” que hizo que volvieran a mi mente viejas reflexiones.

Pero la razón última que me ha terminado de empujar a compartir estas chaladuras con ustedes ha sido la magistral entrada en este blog de Alberto Bardesi, en la cual reflexiona sobre la supuesta “divinidad” de las mezclas asfálticas, citándome como referencia sobre los paralelismos con la tauromaquia.

Por lo tanto, puesto el toro en suerte, con el permiso de la Autoridad y si el tiempo lo permite, vamos con el gran número de semejanzas que se pueden encontrar entre el mundo del toro y el de la carretera, entre los cuales me encuentro, rindiendo así mi pequeño homenaje a Manolete en el centenario de su nacimiento.

Primer tercio: aspectos generales y diseño

Son muchas las relaciones y similitudes entre ambos mundos. Alberto citaba en este blog, sin ser consciente, una primera cuando hablaba de la “divinidad”, pues ambos mundos tienen, designados por ella, patrones consecutivos.

Escribo este texto el 12 de mayo de 2017, día de Santo Domingo de la Calzada, patrón de quienes nos dedicamos a la carretera, como infraestructura. Mañana, 13 de mayo, será el día de San Pedro Regalado, patrón de los toreros.

Como puede apreciarse, la divinidad ya determinó que la carretera fuera el medio que se necesitaba para que toro, torero y público pudieran confluir en el arte de Birlibirloque.

En estos días nos encontramos en el comienzo, un año más, de la Feria de San Isidro, en Madrid, la más importante del mundo, y que se desarrolla en la Plaza de Toros de Las Ventas, coso situado a orillas de una de las carreteras también más importantes del mundo, la M-30, reflejándose muy bien, tanto a la entrada como a la salida de cualquier día de festejo, el tipo de unión que relaciona los toros y las carreteras desde el inicio de los tiempos.

Las carreteras españolas son vigiladas por 91 toros de Osborne, enormes siluetas de un toro de lidia, de unos 14 metros de altura, que surgió en 1956 como idea de valla publicitaria y que hoy resiste, gracias a un indulto, como elemento de interés estético y cultural.

Si bien durante la Edad de Oro del toreo, a comienzos del siglo XIX, fue el ferrocarril el medio de transporte utilizado por toros y toreros para poder estar presentes en todas las plazas de España y Francia, conforme fue avanzando el siglo y se fue mejorando nuestra red de carreteras y caminos, se fue produciendo un trasvase de estos pasajeros tan peculiares hacia la carretera, hasta el momento actual, en el que las furgonetas de las cuadrillas recorren más de 70.000 km por temporada.

El arte del toreo se desarrolla en un ruedo, cual rotonda, con sus vías de entrada y salida para los distintos participantes. Esta rotonda presenta un trazado generalmente circular, y ocasionalmente un bombeo transversal, criticado por parte del sector pues, como en el caso de una carretera, condiciona las velocidades de circulación.

Este ruedo, también llamado albero por el material más utilizado, se pavimenta mediante el extendido y compactación de un material granular, debiendo disponer de un adecuado sistema de drenaje para la comodidad y seguridad de los usuarios.

Para celebrar la lidia es necesaria una señalización horizontal que delimite los adentros, el tercio y los medios, con carteles informativos y los necesarios sistemas de contención que, aunque rebasables, garanticen la seguridad del espectáculo.

Para mantener estas prestaciones, durante la celebración de la corrida se dispone de una cuadrilla de areneros que, a modo de peones camineros, se encargan de la conservación del ruedo, el cual se deteriora por efecto del tráfico y del agua.

Y para salvaguardar el orden y las normas, están los alguacilillos, que equivaldrían a los agentes de tráfico en cualquier red de carreteras.

Segundo tercio: las mezclas asfálticas

Si nos “arrimamos” más y buscamos similitudes entre la tauromaquia y las mezclas asfálticas podríamos considerar que la mezcla bituminosa es el toro, el centro y la razón de ser de este espectáculo, y los toreros seríamos los técnicos, que debemos conocerlas, entenderlas y sacar lo mejor de ellas mediante la lidia adecuada.

Disponemos de distintos tipos de mezclas, muy variadas, como los encastes de las ganaderías de reses bravas; y de igual modo copan los carteles las mezclas del tipo hormigón bituminoso, igual que en el mercado taurino predomina el encaste Domecq, por ser el favorito de las figuras, debido a que es el más fácil y predecible o, mejor dicho, el menos problemático.

Sin embargo, la riqueza de cualquiera de las dos artes estriba en la variedad de encastes, disponiendo de otros tipos de mezclas que, aunque pueden exigir alguna precaución adicional durante la lidia, permiten mejorar las prestaciones, incrementar la durabilidad y reducir afecciones ambientales (ej.: huella de carbono), siempre que caigan en manos de toreros y cuadrillas expertas que, llegado el caso, logren cuajar faenas de indulto y puerta grande.

Una mezcla asfáltica debe tener trapío, entendido este como el conjunto de cualidades físicas externas necesarias, observables a simple vista. Y además, durante su vida esperable, debe mantener las mismas características que un toro de lidia: bravura, para resistir a lo largo del tiempo frente al tráfico y el agua; y nobleza, para garantizar la comodidad y seguridad del usuario. Cualquiera de ellas, sin la otra, como en el toro, no sirve de nada.

Respecto a los técnicos y toreros, las cualidades que nos definen son el valor, la técnica y el arte, de tal forma que cada uno de nosotros las posee y desarrolla en distinta proporción, destacando alguna de ellas por encima del resto, según cada cual.

Todos debemos pasar por las Escuelas, para formarnos, tras lo cual pasamos a la etapa de novilleros, para aprender mediante la práctica y, una vez adquiridos el estilo y la destreza necesarios, pasamos al grado de matador tomando la alternativa en cualquier plaza de toros de primera categoría.

Último tercio: los blogueros del asfalto

En último lugar me gustaría terminar mis reflexiones tauroviales con una comparación, a mi entender, entre los principales blogueros del asfalto y las figuras del toreo en activo, pidiendo disculpas de antemano por no poder citar a todos los que son.

Empezando por este blog, considero a Alberto Bardesi como nuestro Morante de la Puebla, el llamado torero del pellizco, porque él nos ha dado las tardes más emocionantes y geniales en diversas jornadas sobre mezclas asfálticas, mostrando un arte difícil de repetir.

El segundo bloguero, José Antonio Soto, tiene muchos parecidos con El Cid, un torero con gran experiencia en todo tipo de plazas, con un gran sentido común, y capaz de acoplarse a las características de cada astado, incluyendo ganaderías de las llamadas “duras”.

Nuestro profesor y catedrático favorito, Miguel Ángel del Val, es nuestro Miguel Ángel Perera pues, como su tocayo, derrocha mando y perfección artística, torea mejor cuanto más fuerte es su oponente, y nunca se deja llevar por lo políticamente correcto.

Juan José Potti, presidente de Asefma, es el José María Manzanares del asfalto, con un toreo y una presencia muy elegantes, dentro y fuera de la plaza, siendo el más innovador del escalafón, con una técnica y un arte muy propios.

Jacinto L. G. Santiago es nuestro Enrique Ponce, figura de una época y con un profundo conocimiento, capaz de cuajar faenas ante cualquier tipo de toro, con amplia y dilatada experiencia en España y fuera de ella.

A mi gran amigo Curro Lucas le considero El Juli del sector, siempre joven y siempre mandando desde la cumbre, con destacadas faenas, siendo capaz de dominar cualquier toro y una garantía para llenar cualquier plaza.

Y para concluir, tenemos a Ricardo Bardasano, a quien considero el Talavante asfaltero, torero de ráfagas y hombre libre, con muchos detalles de conocimiento de este arte, aunque le guste dedicarse a otros.

En unos días vamos a celebrar la XII Jornada Nacional de Asefma, donde vamos a tener la gran suerte de contar con todos ellos, y con muchos expertos y amigos más, formando auténticos carteles de lujo. Allí les esperamos.

SOBRE EL AUTOR:

Ángel Sampedro

Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y profesor de Ingeniería de Carreteras en la Escuela Politécnica Superior de la Universidad Alfonso X el Sabio (UAX). Coordina el Grupo de Trabajo 4 (GT-4) de ASEFMA.

About the Author

Escribe un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies